Está ubicado en la planta baja de la Casa Consistorial y expone material médico original desde principios del siglo pasado hasta nuestros días. Contiene más de 2.000 piezas catalogadas que utilizaba frecuentemente el médico rural. Entre ellas hay fórceps con los que se realizaban el 90 por ciento de los partos en el rural; fonendos de principios de siglo; básculas para pesar bebés, aparatos de ecografía y electrocardiografía, pinzas e instrumental quirúrgico y microscopios.

Organizado en diez salas temáticas: Consulta médica, exploraciones, radiología, revelado, electrología, laboratorio, esterilización, instrumental, biblioteca y creación de los centros de salud.

Entrada gratuita.

Tiene como finalidad resaltar la figura del médico rural, que forma parte del patrimonio cultural de Maceda.  Era un vecino, amigo, confesor, psicólogo, y estaba ahí desde el nacimiento hasta el fallecimiento, caminando, a caballo, al domicilio del paciente por caminos a veces inhóspitos. Su labor era silenciosa, heroica y en solitario, con escasos medios, siendo su ojo clínico la baza más importante para solventar la mayoría de patologías de sus pacientes. Eran unos auténticos artesanos de su oficio y su trabajo laborioso, de 24 horas de atención, los 365 días del año, pese a un salario muy discreto y un abandono por parte de la administración hasta hace no muchos años. Vivian por y para sus pacientes.

Más información: www.museomedicoruralmaceda.es